http://localhost/camposanto/images/banner_1055x40_espacio_de_vida.png

Colombia no sólo creó ataúdes especiales para las mascotas sino que también posee el cementerio "Funeravet", una entidad que desde 2001 presta servicios funerarios y cremaciones para animales.

Este lugar de descanso dispone de un terreno de 6.500 metros cuadrados en La Calera, Bogotá, recibiendo diariamente una gran variedad de animales como gatos, conejos y loros aunque los perros son los principales protagonistas de este camposanto ya que ocupan el 95% de las despedidas fúnebres.

Con una despedida aproximada de 20 minutos, los colombianos pueden despedirse de sus mascotas, hacerles una pequeña estatua sobre la tumba, dejar pequeños huesos y colocarle flores naturales o artificiales.

Sus principales clientes suelen ser personas mayores de 60 años que habían encontrado en la mascota una compañía a su soledad. Este negocio no sólo podemos encontrarlo en Colombia sino que países como Argentina y Uruguay también han encontrado una oportunidad única dentro del sector funerario.

FUENTE