http://localhost/camposanto/images/banner_1055x40_espacio_de_vida.png

Más que coches fúnebres estos Mercedes Benz parecen naves espaciales. La empresa Bergadama, con sede en Barcelona, les integra lo último en tecnología, desde iluminación con LED y colores personalizados hasta cristales polarizados que se activan a control remoto.

La tecnología Dream Film permite colocar una película de polímetros y cristales líquidos en las ventanas del vehículo que funcionan como una cortina. Si las partículas de cristal líquido no reciben corriente eléctrica, bloquean el paso de la luz evitando así que el ataúd sea visto desde el exterior del coche.

Algunos modelos también incorporan una televisión de alta definición en la que se pueden proyectar imágenes y videos durante la ceremonia. El precio de este tipo de coches fúnebres oscila entre los US$78.000 y los US$103.000.