http://localhost/camposanto/images/banner_1055x40_espacio_de_vida.png

Por lo general, los funerales duran dos días después del velorio o velatorio. Ya sea que vayas a un funeral por primera vez o que no hayas ido a uno en año, existen algunas reglas y pautas generales que debes seguir. Cuando vayas a un funeral, recuerda llegar temprano, vestir con colores oscuros y darle el pésame a la familia. 

1. Trata de llegar 10 minutos antes. Esto te permitirá encontrar un asiento y firmar el libro de visitas. Si firmas el libro de visitas, asegúrate de hacerlo con tu nombre completo; también puedes mencionar tu relación con el difunto, es decir, amigo, compañero de trabajo, colega o compañero de equipo.

2. No te sientes en las filas de adelante. En general, las primeras filas normalmente están reservadas para los familiares directos, parientes y amigos cercanos. Si no eres un amigo cercano, familiar o pariente del difunto, siéntate en el medio o en la parte posterior de ese lugar.

3. Se recomienda que pongas tu celular en silencio en tu cartera o bolsillo o que lo apagues por completo para que evite distracciones. 

4. Dele el pésame a la familia, particularmente, este puede ser uno de los momentos más difíciles a  la hora de acudir a un velorio o entierro. En algunos momentos es complicado verbalizar ese sentimiento de tristeza, dolor, compasión, y apoyo al deudo. El pésame se puede dar de manera física, por llamada o nota. Lo mejor es ser breve y sencillo. Si hay suficiente cercanía, no hay nada que transmita más que un abrazo sincero y sentido. Las frases pueden cambiar, pero siempre hay que mostrar nuestra cercanía a los allegados por el dolor que están sintiendo.

5. Observa el ataúd abierto solo si te sientes cómodo. Algunos servicios podrían tener un ataúd abierto. Si te sientes incómodo, no estás obligado a acercarte al ataúd. Si quieres acercarte al ataúd abierto, pero crees que podrías ponerte sensible, considera pedirle a alguien que se acerque contigo.

6. Aprende de antemano sobre las costumbres religiosas. Hay momentos en los que podrías acudir a un funeral religioso con cuyas costumbres religiosas no te sientes familiarizado. Para evitar una situación vergonzosa o inapropiada averigua un poco de antemano sobre las diferentes costumbres de esa religión. Por ejemplo, es poco convencional llevar flores a un funeral judío. En los funerales católicos, es convencional enviarle una tarjeta de misa a la familia del difunto.

7. Unas semanas después del funeral usted puede llamar por teléfono para saber como está la familia y si necesitan algo.  

FUENTE