http://localhost/camposanto/images/banner_1055x40_espacio_de_vida.png

Lejos de los rituales tradicionales de velorio y entierro, los cementerios naturales ofrecen una nueva manera de despedir a nuestros seres queridos.

Greenhaven Woodland Burial Ground es reconocido como el primer cementerio natural de propiedad privada y está ubicado en el pueblo de Lilbourne, Inglaterra. Este espacio ha sido inaugurado en 1994 y reemplazó el uso de lápidas con árboles. El tipo de árbol puede ser seleccionado de una lista de árboles nativos de la zona local asegurando una mezcla análoga a la del campo de los alrededores.

Esta iniciativa ecológica y protectora de un medio ambiente sostenible rechaza los ataúdes de madera que poseen un largo proceso de descomposición y la cremación y embalsamiento de los cadáveres ya que estos procesos emiten grandes cantidades de humo con partículas de monóxido de carbono, metales como mercurio, plomo y cadmio que contaminan el medio ambiente.

La imagen de un cementerio natural y lleno de vida quiere dejar atrás los fríos cementerios para fomentar los entierros verdes como una alternativa a la inhumación tradicional. Si bien el primer cementerio natural fue creado en Inglaterra, esta tendencia comenzó a crecer notablemente en los últimos años junto con la incorporación de nuevos productos funerarios biodegradables hasta llegar a encontrar en la actualidad cientos de cementerios ecológicos en países como España y Nueva Zelanda, entre otros.

Los ataúdes de madera y las lápidas mortuorias no están dentro de los productos permitidos de estos cementerios ecológicos. A cambio de ello se permite el ingreso de ataúdes biodegradables que son enterrados en un inmenso bosque con un río que fluye a su alrededor. El cuerpo es enterrado en ataúdes ecológicos que son producidos con materiales biodegradables como madera liviana, hojas de bambú, papel o fibras naturales como el mimbre mientras que el lugar de las lápidas es ocupado por piedras naturales o árboles que los mismos familiares plantan en el lugar donde fue enterrado su ser querido. 

FUENTE