http://localhost/camposanto/images/banner_1055x40_espacio_de_vida.png

La imagen puede contener: interior

Japón no le tiene miedo a la muerte, algo que queda claro en su monumental cementerio, uno de los mejor equipados a nivel tecnológico, y en las ferias de funerales y seminarios del 'fin de la vida' que allí se celebran y que cada vez ganan más popularidad en el país. 

Este cementerio futurista está situado en Tokio y aunque por las fotos puede parecer la sede central de alguna compañía desarrolladora de alta tecnología, es sencillamente un cementerio.

Sus clientes acuden a él para recibir seminarios del "fin de la vida". Se hacen fotos para que se exhiban una vez hayan muerto, se prueban y compran la ropa que querrán llevar en su ataúd e incluso comprueban si esta última se ajusta a las medidas de su cuerpo.

Tiene el nombre de Ruriden y este cementerio tan...moderno está operado por el Templo Koukokuji budista en Tokio y cuenta con los últimos avances en tecnología.

Japón siempre se ha caracterizado por tres factores principales; la altísima densidad de población, tiene más de 330 habitantes por kilómetro cuadrado como media nacional, superando en algunas zonas las decenas de miles, la sofisticación tecnológica, y el apego a sus tradiciones y costumbres ancestrales.

Este cementerio que al mundo occidental puede parecer raro y extraño, emerge combinando estos tres matices fundamentales en su cultura, cuya veneración y aceptación de la muerte se encuentra encerrada tras los muros de este cementerio budista y tecnológico.

FUENTE